Home > User Experience > Hablemos de sostenibilidad, así es ZeroDrop

Hablemos de sostenibilidad, así es ZeroDrop

Hablemos de sostenibilidad, así es ZeroDrop


Con la metodología de Lean UX, creamos la startup ZeroDrop, una compañía para suministrar el agua de forma sostenible y responsable.

Desarrollamos y lanzamos durante tres semanas un proyecto aprovechando la cumbre del clima en Madrid, COP25, bajo el tema ‘Desarrollo Sostenible’ pero realmente…

Objetivos desarrollo sostenible

Estos 17 objetivos son los que aprobó Naciones Unidas para la agenda del 2030, “una serie de metas comunes para proteger el planeta y garantizar el bienestar de todas las personas”.

La sostenibilidad “es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el medio ambiente y el bienestar social

Imposible abarcar todos, por lo que mediante votación nos centramos en uno de los objetivos, tampoco sabíamos en profundidad sobre uno en concreto. Elegimos el número 12, producción y consumo responsable, y a partir de ahí crear la experiencia más innovadora.

Lean UX, “falla rápido y barato, falla investigando” básicamente es tirarse a la piscina, con una idea de negocio, una visión arriesgada y desconocida. El propósito es crear, con apenas research, buscando la innovación y aportando algo real que te aporte datos con los cuáles hay una iteración continua en el proceso. Validar ideas con usuarios reales.

En definitiva se prioriza diseñar y construir lo mínimo necesario para probar una visión o microexperimento. Y eso hicimos.

“Los diseñadores pasan más tiempo creando documentos en donde se especifica cómo debería ser el producto en lugar de crearlo”

Retomando nuestro objetivo, buscamos una visión dentro del campo de la producción y el consumo responsable. Para ello abordamos una desk research superficial, marcada por tres datos significativos, el inicio del rumbo que iba a ser nuestro proyecto.

  • Más de 2000 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable ni a saneamiento básico.
  • Sólo el 3% de agua del mundo es potable.
  • Más de 2 millones de personas mueren al año por consumo de agua contaminada.

El agua, esa fuente que creemos inagotable pero no lo es, la consumimos más rápido de lo que la naturaleza demora en reponerla.

Para definir mejor nuestro producto/servicio a lanzar, arrancamos con supuestos ¿Y qué son? pues una realización de conjeturas sobre el tema a tratar en base a indicios, hechos o causas similares, es decir, dar algo por hecho. Pero nuestros supuestos tenían que ser sobre todo deseables, viables y factibles.

Bajo una matriz de priorización comparando el alto/bajo riesgo frente a lo conocido/desconocido elegimos nuestro producto priorizando hacia la más desconocida y arriesgada:

Matriz de priorización

Limitar el uso del agua a los usuarios, es decir, consumir lo que necesitan.

Podía parecer que era un producto que estaba ya hecho, pero no, no existen limitaciones de consumo en cuanto al agua en los países del primer mundo, pagamos lo que consumimos, no nos limitamos y organizamos el agua según una cantidad previamente fijada ¿Y cómo lo supimos? Realizamos un benchmarking clave en esta parte del proyecto, sobre productos y servicios que ofrecían una mejora en cuanto a un consumo sostenible y responsable.

Lo enfocamos analizando dos propuestas interesantes a añadir de alguna forma a nuestra idea de negocio, productos de filtrado y soluciones de reciclaje de agua.



Source link